“Entre mas tiempo, cantidad y frecuencia de alcohol consuma mas tarugo me pondré”

Son múltiples los estudios científicos que establecen el deterioro que provoca el alcohol al cerebro. Los reportes indican un elevado número de usuarios afectados, en los cuales se considera como factor preponderante la intensidad de consumo, el tiempo y los problemas de salud asociados. En base a estos factores las prevalencia de sujetos afectados oscila entre el 41 al 50% de las personas que beben según la muestra estudiada.

Al respecto, el consumo de alcohol se asocia a déficit en la capacidad visuoespacial, perceptual y motriz, así como alteración en los procesos de memoria, ejecución, abstracción y solución de problemas , Esto se manifiesta en un déficit paulatino en su capacidad laboral, dificultades de rendimiento escolar y en general el funcionamiento intelectual global.

Una de la hipótesis que explica este daño es la de la formación de compuestos derivados del etanol llamados acetaldehídos que reaccionan con diversas sustancias que se encuentran en el cerebro formando compuestos llamados aductos que dificultan la conducción neuronal.

En conclusión, los pacientes con trastorno por dependencia a etanol muestran alteraciones neuropsicológicas en la mayor parte de los estudios revisados.

La mayor parte de los reportes coinciden en mencionar alteraciones en la memoria , déficit en las habilidades de abstracción, resolución de problemas, funcionamiento perceptual motor complejo y el aprendizaje de nueva información funciones que se asocian con las regiones frontales y frontoparietotemporales las cuales son reversibles tras el tratamiento adecuado.

Dr. Félix Aranday Cortés

Shares